REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 15/09/2014
La línea Gijón-Nantes.

La chapuza de las autopistas del mar España-Francia.


La gestión de las autopistas del mar entre España y Francia es testimonio de las limitaciones de los sistemas de ayuda directas y la incapacidad administrativa, más cuando actúan no una si no dos administraciones. 

Hasta cinco días hábiles antes de la fecha de cierre las autoridades españolas y francesas no se habían reunido con verdaderas intenciones de paliar los efectos desastrosos de un cierre de la autopista del mar entre Gijón y Nantes que ya llevaba cuatro años funcionando.


Durante meses sólo ha habido rumores para los cientos de transportistas y clientes que han venido utilizando el servicio para evitar desplazar los camiones mil kilómetros a través de Francia.

Como dicen las asociaciones de transportistas, no sólo se les dejaba en la cuneta con la frívola confianza de que como los camiones tienen ruedas, si no iban por Gijón, que tirasen por Irún, sino que durante todo este tiempo se convenció a muchos transportistas para empezar a operar en el mundo del barco. No digamos los clientes que se habían acostumbrado a que sus transportistas utilizasen esa vía con sus costes y sus plazos de entrega.

Con frivolidad, el ministerio de Fomento ha tenido in extremis que pedir una reunión a la comisión hispanofrancesa -o en este caso más bien habría que decir comisión francesa española ya que son ellos los que cuentan- para ver de resolver el problema, o salvar la cara forzando a LD lines, ha conseguido una prorroga sin fecha.

El comunicado pergeñado después de muchas idas y venidas es poco claro, quiere transmitir firmeza, que la naviera sigue y sin "subvención adicional", y dice que se reunirá con el sector para explicárselo. Está claro que Fomento no ha logrado más firmeza de Francia contra "su naviera".

El Gobierno español, el ministerio de Fomento y Puertos del Estado han estado callados hasta cinco días antes cuando seguramente han pensado que Foro y los demás partidos asturianos podrían hacer que le costase unos cuantos miles de votos en Asturias, lo que aseguraría el gobierno todavía a más largo plazo para el partido socialista en aquella comunidad. Increíble dejación, poca diligencia y mayúsculo error. Ahora Fomento amenaza con exigir a LD que devuelva las ayudas, con un enrevesado argumento (pulsar para leer noticia).

La naviera y los franceses de la Comisión Mixta han estado negociando unilateralmente al margen del Gobierno español, que se ha dejado.

Louis Dreyfus ha estado presionando para que le alarguen la subvención, o que se fuerce un pacto con la de Vigo, porque no quiere enfrentarse a la situación de subir el precio subvencionado -de alrededor de 400 a 500 euros por tráiler- a una cantidad que hiciese rentable la línea de todas todas, unos 800.

Hoy en día la línea ya tiene un 75% de ocupación en el sentido España-Francia y donde ha fracasado la naviera es en atraer flujos Norte-Sur; pero con ese grado de ocupación y con un poco más de precio la naviera tendría una línea rentable, otra cosa es que sea mucho mejor que le den cinco millones de euros al año más porque eso asegura un negocio redondo.

Entre los transportistas y asociaciones pulsados por este medio hay indignación, dicen que siempre pasa lo mismo y ya prevían que en cuanto se acabase la subvención la línea se suspendería; segundo, acusan a Suardíaz de jugar con ellos porque como ha sido comercializadora de la línea y socia en un 10% de Louis Dreyfus en ella, estaba perfectamente al tanto de todo y que incluso ha utilizado la base de datos de transportistas para hacer ya publicidad de la línea que va a comenzar a operar en Vigo.

Todo esto acredita un fiasco monumental. Hay que recordar que las autopistas del mar se hicieron bajo unos supuestos de tráfico estratosféricos, los miles de semirremolques iban a llegar a Francia vía Vigo incluso de Algeciras y Marruecos eran para quitar el hipo.

Así las administraciones se han quedado no solo con una línea si no dos, la de Gijón y la de Vigo; y durante cinco años se han estado viendo fórmulas de ser más flexibles pero sin ser decisivos y sin acuerdo.

La realidad es que a pesar de los ajustes finos de decir que la autopista de Vigo sólo va llevar carga no acompañada, es decir, semirremolques y nada más, y que la de Asturias es la que es puramente ro-ro, son estos diseños de salón que a los funcionarios les gusta hacer con toda irresponsabilidad, la fuente del problema.

El diseño que -ya parado de inicio y descabellado por la crisis- se mostró inservible hace seis años no ha querido ser reformado un ápice, ni para dotar a la autopista del mar de Gijón de otro marco ni a la de Vigo; el resultado es seguramente dos autopistas del mar inviables que acabarán encontrando alguna solución pero por la vía del desembolso de 70 millones de euros más otros diez de la Comunidad Europea para, al final, dar como resultado un solo proyecto de una sola empresa y que sea el mercado el que decida si quiere que sea de carga acompañada o de carga rodada completamente.

Lo curioso es que los funcionarios de Puertos del Estado -que aunque son del ministerio de Fomento por aquello de que “cada uno en lo suyo y Dios en lo de todos”- parecen querer desconocer una regla económica clara y es que la autopista del mar dependía de su éxito en que la ecotasa francesa hubiese entrado a funcionar hace un año.

Esa ecotasa costaba a los transportistas españoles trescientos euros casi atravesar Francia; es de comprender que inmediatamente el flujo de camiones a Inglaterra e incluso a Holanda, norte de Francia y Alemania proveniente de la zona oeste del país y el que con destino al norte de Francia, Países Bajos y por supuesto Inglaterra del Levante español, encontraban en la autopista del mar de Gijón y al precio de 500 euros por tráiler un chollo. Chollo que habría seguido siendo tal con doscientos euros más, es decir, un 40% más de precio si la ecotasa -con un año de funcionamiento- hubiese revelado claramente que costaba unos doce céntimos por kilómetro atravesar Francia.

Pero eso se ha caído y con ello el esquema económico de la autopista del mar, por tanto lo que queda es rehacer todo el diseño desde cero y dejarse de nuevas aventuras. Hay que repensar las dos autopistas del mar, y ser claro y transparente.


Comparte esta página en Facebook

 

OPINE O APORTE DE INMEDIATO EN NUESTRO NUMERO DE WHASTAPP 699 84 01 52.

SI TIENE INFORMACION CONFIDENCIAL SOBRE ESTE ASUNTO ENVIENOSLA AL CORREO ANONIMO investigacion@logisticaytransporte.es

SI LO QUE QUIERE ES APORTAR UNA OPINION O COMENTARIO SOBRE ESTA NOTICIA DE FORMA ANONIMA HAGALO EN EL FORMULARIO.
PERO SI DESEA QUE SE LE CONTESTE DIGALO EN EL TEXTO Y PONGA SUS DATOS DE EMAIL Y TELEFONO SI NO ES IMPOSIBLE CONTACTAR CON USTED. RECUERDE SI NO PONE SU EMAIL O DATOS COMO NOMBRE Y TELEFONO SU RESPUESTA ES ANONIMA. SI DESEA EL ANONIMATO NO SE IDENTIFIQUE. SI DESEA RESPUESTA ENTONCES PONGA SUS DATOS.

NO PONGA COMILLAS, NI CARACTERES EXTRAÑOS EN SU OPINION. NO LOS COGE EL GESTOR E INTERRUMPE LA OPINION, Y NO LLEGA ENTERA.


Mensaje


LAS MAS LEÍDAS DE LA HEMEROTECA
DE LA SEMANA PASADA.







premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 22/10/2021
Bolloré contempla vender África.

premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 22/10/202
Los fletes de contenedores: evaluación al 21 de octubre.
premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 19/10/2021
La crisis energética y los fletes de los tanqueros y graneleros.

premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 18/10/2021
Los fletes durante la semana dorada de China se estabilizaron.

premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 18/10/2021
Maersk también desvía barcos del Reino Unido.

premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 18/10/2021
Trasmed, comienza la nueva era del grupo Grimaldi.

premiumREVISTA LOGÍSTICA TRANSPORTE Y ALMACENAJE - 18/10/2021
Los economistas recortan el pronóstico de crecimiento alemán ante los problemas de suministro.



Política de Protección de Datos

© Premium Difusión España S.L.
C/José Rizal, 53 / 28043 Madrid / Tel: 91 721 89 52 ó 686 43 90 09/ Email: suscripciones@logisticaytransporte.es, Publicidad: anuncios@logisticaytransporte.es /
CIF B-83847467 / Reg. Merc. Madrid, tomo 6012, folio 44./