REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 23/06/2017
La crítica situación de la patronal de empresas portuarias, Anesco.

Del error de Don Pelayo al ascenso del Tribuno de la Plebe, el estiba, Vidal.

El que maneja las dos escisiones la de Coordinadora y la de Anesco gana.

Por qué la patronal no está muerta, está solo de parranda.

Por los Fareros.

La crisis de Anesco no es una crisis de ideas, no es una crisis de modelos económicos es una crisis de personalismos y de intereses particulares y no colectivos. Al error de irse de tres empresas y un líder se ha sumado en los últimos días el inesperado ascenso como nuevo líder del Tribuno de la Plebe, Javier Vidal. Pero a pesar de todo Coordinadora debe sujetarse por que lo que le pasa a Anesco, es no está muerta, esta de parranda, una fiesta de las vanidades, pero no muerta.

De los desenlaces de la crisis por la largamente esperada reforma de la estiba, nadie podía esperar que sin haberse esta transformado todavía en un cambio en los puertos esté arrastrando a otro cambio, que iba a ser inevitablemente posterior, el del empresariado en los puertos.

Muchas cosas debían de haber cambiado en los puertos desde hace tiempo, y no solo los privilegios de los estibadores sino todo el sistema portuario español. Este sistema está cambiando no por voluntad ni por una ideología innovadora y moderna de los políticos españoles, que no la tienen, y cuando la tienen son "cobardones" cual "mariano", sino por las fuerzas del mercado.

Lastimosamente, una vez, nuestras empresas se van viendo barridas del escenario económico español en otro sector estratégico. Y están siendo barridas por, en primer lugar, la miopía y la falta de ideas, de moral y de categoría de los políticos. Acostumbrados a tenernos que conformar con políticos que sean menos sinvergüenzas y ladrones que el anterior, los españoles que viven de los puertos poco pueden esperar de que se pongan estos a pensar en una ideología y un modelo moderno para los mismos.

Así las cosas, no han permitido que se desarrolle un sector moderno, empresarialmente y laboralmente hablando, en los puertos.

Este es el germen y la raíz de la crisis de Anesco que tiene poco parangón dentro de las patronales económicas de un país europeo. Que se haya abierto una brecha tan grande entre empresarios es inédito en el panorama europeo.

El problema está en que, como en tantos muchos ámbitos y precisamente en el de los portuarios y estibadores; aquí los puertos, por voluntad del Gobierno actual y los anteriores, han sido un coto cerrado, un cortijo, para muchos. A pesar de las leoninas condiciones de las concesiones "demeniales", nombre en clave, que al final se torna en eufemismo de todo lo contrario, por que demenial, viene del domus-señor Estado, y aquí los señores son los concesionarios, y de paso los estibadores.

Justo por ese fárrago legal, solo aquellos que se asentaban en ellas y aguantaban tenían después el fruto de blindarse ante cualquier entrada. Incluso, en ese blindaje, como tantas veces se ha dicho, colaboraban los estibadores.

Era difícil entrar en la concesión de un puerto ya que se necesitaba el doble peaje desde que al señor Aznar se le ocurrió dejar entrar a los gobiernos autonómicos en ellos, del peaje local y del peaje estatal. Pero una vez dentro de un puerto y asentado, como decía el presidente de Puertos del Estado actual, "a nadie, que se sepa, se le ha echado de un puerto después". Es decir, una cosa es que sobre el papel las concesiones caducasen, porque son limitadas en el tiempo, pero a nadie se le echaba de una concesión. A poco que fuese un buen gestor de la concesión, diligente, las concesiones de los puertos han sido extraordinarios negocios. Y lo siguen siendo.

De la misma forma que los puertos tienen una renta de situación monopolística por su localización sobre el territorio, una concesión dentro de ellos tiene el mismo carácter monopolista. Por ejemplo, si solo hay una terminal de contenedores fruto de la fusión de dos ellas, está claro que disfruta de una posición monopolística en ese puerto. Pero no solo son terminales de contenedores, sino también de graneles, gases y de otros muchos tipos que en los puertos cuentan con una gran protección, a la que se añade la legendaria peligrosidad de los estibadores. Con esos dos elementos, más, desde el año 1996, y el peaje autonómico y local, entrar en los puertos necesitaba un triple blindaje.

Pero como siempre pasa, la excesiva protección de un sector produce su adormecimiento y su anquilosamiento. Lo que ha pasado con el tiempo es que se adoptaban unos usos, como privilegiar a los estibadores, que acabaron asfixiando a empresarios españoles con muchas terminales.

Para que Florentino Pérez, con todo su poder, superior al de Rey de España, tuviera que salir del sector portuario después de haber invertido en la India, Brasil, Centroamérica e incluso intentarlo en Estados Unidos, para hacer una red de terminales, lo que fue el origen de Noatum, da fe de a lo que nos referimos.

Lo que ha ocurrido es que, en diez años, se ha pasado de más sesenta grupos navieros internacionales a prácticamente tres. Esa acumulación de poder, que se simboliza en esos gigantescos buques de contenedores de más de 22.000 TEUs, significa que aquel juego por el que cual las terminales de contenedores eran unos extraordinarios negocios monopolísticos se acabase.

Eso ha provocado la entrada de grandes grupos internacionales, tanto los navieros como los inversores, que están dispuestos a aguantar las inversiones y el pulso del mercado.

Estos, al final, fruto de ofrecer bicocas y pelotazos a los empresarios que estaban aquí, como pasó con Pérez Maura, que vendió de un solo golpe todas sus terminales, o como pasó después con Dragados y Noatum, ha hecho que entrasen nuevos operadores en los puertos.

Estos se tuvieron que sentar en la única patronal que había y aguantar el sistema que tenía la patronal de tomar decisiones y sus estatutos, donde con un solo un tercio de los votos eran capaces de bloquear un acuerdo que no pasase ese listón.

Lo han estado aguantando todos estos años, pero una tras otra las grandes terminales españoles han ido cayendo. Las de contenedores, todos en manos de los daneses, los chinos, los coreanos o los italianos, y también en grandes grupos de graneles.

Así las cosas, estos nuevos empresarios, representados por altos directivos, se sentían ajenos a la forma de funcionar de su patronal. En ella, ya estaban los anteriores, en minoría desde hace mucho tiempo, si se entiende "minoría" desde el punto de vista que lo entiende el Ministerio de Trabajo como representatividad.

Sin embargo, los estatutos impedían un voto ponderado, y aunque este se había pedido muchas veces, la respuesta de los que controlaban Anesco era que se marchasen si no les gustaba.

Como los representantes de las grandes navieras y grupos terminalistas eran empleados, aunque de alto rango, y no eran los dueños, no se sentían con la fuerza y la representatividad suficiente como para dar un puñetazo en la mesa, y crear inmediatamente otra asociación; eso es de dueños, y haber denunciado los acuerdos marco y haberles ofrecido a los sindicatos una nueva negociación, ya que ellos tienen la representatividad.

Las grandes navieras y los terminalistas chinos y coreanos tienen más del 70% de los estibadores españoles a su cargo, suficiente representatividad para que cualquier convenio que firmasen tuviera el carácter de convenio colectivo y donde además iban a acudir todas las organizaciones sindicales, incluida la poderosa Coordinadora, porque lo que quieren todos los interlocutores sociales es que el Ministerio de Trabajo reconozca los acuerdos como convenios colectivos y no como simples acuerdos de eficacia limitada.

De este modo, Anesco ha explotado y se ha roto, pero no del todo.

Y lo ha hecho justamente, además por la finta que ha hecho Gonzalo Alvargonzález, marchándose y coordinando su marcha con Bergé y Algeposa.

Gonzalo Alvargonzález encabeza el grupo de empresas de la familia Alvargonzález, primos de Rato pero que no tiene nada que ver con este aunque le hayan financiado, pues a los miembros de la familia que tienen inversiones en el sector marítimo se le reconoce como la la parte "lista y trabajadora" de los Alvargonzález.

Esa parte, a base de esfuerzo e inteligencia, que han mantenido un negocio rentable y que, además, sagazmente y con astucia, han aprovechado todos estos vaivenes en los puertos para, en vez de vender, ir comprando terminales de graneles y llegar a una situación cuasi monopolística que les lleva, en primer lugar, a unos buenos beneficios, y en otro, a una situación excelente hasta que se vea comprometida su situación por las autoridades de la Competencia para, si esta les obliga un día, a vender a cualquier grupo extranjero.

Alvargonzález, que es respetado como naviero, al sentirse con la fuerza para representar a otros socios de terminales pequeñas, algunos con problemas financieros, como el grupo Bergé, que debe más de 750 millones de euros a la banca por la aventura de Isofotón, y de otros que tampoco están en una excelente situación financiera, representaba a la vieja guardia, ha hecho de Don Pelayo, por aquello de que es asturiano y lidera a los puertos del norte.

Su última decisión ha sido, dar un portazo en Anesco y marcharse. Sin embargo, ha dejado la puerta abierta, porque detrás de él no se han ido empresas que le suelen seguir, incluso empresas que son socias de él y que incluso domina. Curiosamente dicen los críticos ha dejado tras de sí el suficiente número de empresas para que todavía bloqueen las decisiones que necesitan tres tercios en Anesco, lo que indigna a los nuevos, "O todos o ninguno", como los estibas.

Así las cosas, los grandes terminalistas y navieras que están enfadados por el maltrato que han recibido están recelando todavía de que Anesco sea un instrumento útil, por lo que exigen la reforma de los estatutos y su refundación antes de fin de mes. Vidal así se lo ha prometido a Coordinadora, y sabe lo que hace.

Entre ellos se ha erigido en líder el antiguo director de Tercat, hoy Best, Javier Vidal, astuto presidente de Estibarna, viejo conocedor de los estibadores, tiene un hijo entre ellos, y hombre de pactos y mano izquierda. Un Tribuno de la Plebe, de los que en Roma ascendían del pueblo, propulsados por los nuevos senadores al Consulado. Próximo presidente de Anesco.

Ha manejado la información, las negociaciones pretendidas con el PDCat, que no son otras que la tripartitas con el poder fáctico del "Port" y los estibadores. Es el que amasó el que los estibadores recuperasen los coches, algo inevitable si no se tenía que echar a 600.

En dique seco ha retornado y es ahora el interlocutor válido para Coordinadora, por que Antolín también le teme, es el Tribuno de la Plebe de los estibadores de Barna, esos "esquiroles" que han trabajado a "doble" quitándole contenedores a sus compañeros de Valencia. Por poco llegan a las manos entre ellos, Goya el pacificador ha sujetado los caballos.

Vidal, el bonachón, maneja ahora las dos escisiones la de Anesco y la de Coordinadora, para más INRI descoloca y juega con Puertos del Estado al que dosifica la info cuando y como quiere. Detrás está el señor de Hong Kong.

Los chinos no se imaginaban el fichaje que venía en la mochila de Mestre, siempre una caja de sorpresas.


Sin embargo, los que quieren seguir manejando Anesco no renuncian a su control y va a ser muy difícil, porque no se han ido, ya verán como no, y tiene que gestionar hasta diciembre el acuerdo marco.

Alvargonzález comete un error en intentar un pulso de personalismos en Anesco. Se tiene que dar cuenta de que manejar la asociación sin la representatividad adecuada en el sentido laboral no es sostenible. Además, el que las grandes navieras sean las que se enfrenten a Coordinadora y los sindicatos le beneficia más que le perjudica. Consta que ya lo ha reconsiderado, "eso de marcharse es un proceso largo", vamos que el portazo es a cámara lenta.

Además, Alvargonzález y su grupo lo único que ganan en este rifirrafe es una exposición y una mala prensa que ya se está traduciendo en artículos críticos en la prensa generalista. Sobre todo, a cuenta de que financiaron a Rodri el maníroto.

En esta lucha, donde se lanzan los trastos unos a otros, esto perjudica a Alvargonzález y a su familia. Además, se le mezcla con otras empresas terminalistas.

Por todo esto, debería
adoptar la posición correcta y que les corresponde dentro de Anesco y recuperar su posición de empresario respetable en el sector y dejarse de políticas.

Coordinadora y Antolín deben andarse con cuidado si creen que su patronal amarilla va a ser lo que piensan. No hay peor cuña que la de la misma madera, y Anesco no esta muerta esta de parranda en su particular hoguera de las vanidades, pero mandan los de oriente.



Comparte esta página en Facebook

 

DÉJENOS SU OPINIÓN O COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTICIA, SI DESEA QUE SE LE CONTESTE DIGALO EN EL TEXTO Y PONGA SUS DATOS SI NO LA OPINION ES ANONIMA Y NO PODEMOS CONTESTARLE. RECUERDE SI NO PONE SU EMAIL O DATOS COMO NOMBRE Y TELEFONO SU RESPUESTA ES ANONIMA.

SI DESEA EL ANONIMATO NO SE IDENTIFIQUE. SI DESEA RESPUESTA ENTONCES PONGA SUS DATOS.

Mensaje


LAS MAS LEIDAS DE LA HEMEROTECA.

REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 24/07/2017 
Suplemento al certificado, la puerta de entrada para los estibadores comunitarios.

Efecto llamada de estibadores europeos. Por Enrique Arraiz.


 





  NOW IN ENGLISH
THE WEB OF THE DECISION MAKERS

premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 19/07/2017
Primera reunión para crear una asociación de Consignatarios.

premiumREVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 18/07/2017
TIBA crece en Portugal.

REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 17/07/2017 
Maersk sigue reparando los daños del ciberataque.
REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 17/07/2017
La Conspiración.

Por Enrique Arraiz, estibador.

REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 11/07/2017
Transcripción integra del Acta de la reunión que aprobó la subrogación el 6 de julio.

Entre Anesco, Coordinadora, y el resto de sindicatos.

ELA se opuso a los acuerdos.
REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 11/07/2017 
La UE anunciará el jueves si multa a España por la estiba.

REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 11/07/2017 
La concentración de las navieras y los puertos españoles.



Política de Protección de Datos

© Premium Difusión España S.L.
C/Algabeño 53 / 28043 Madrid / Tel: 91 721 89 52 / Email:suscripciones@logisticaytransporte.es /
CIF B-83847467 / Reg. Merc. Madrid, tomo 6012, folio 44./